Conservas Avelina

Siguiendo la tradición familiar, ya somos la 4ª generación dedicada al mundo de la conserva y al trabajo del mar. En esta etapa recogemos la experiencia y sabiduría de nuestros mayores en la elaboración tradicional de anchoas junto al entusiasmo de nuestra juventud.

La historia de Conservas Avelina se remonta a nuestra bisabuela Maria Rodríguez, una mujer entrañable con toda una dura vida dedicada a la mar, como es tradición en las zonas costeras. Comenzó en la elaboración artesanal de anchoas allá por finales del siglo XIX, con la llegada de los primeros italianos, llegando a producir en una pequeña casa junto a lo que ahora es el polígono industrial de Santoña, en aquellos tiempos llamado “ El ostrero”. Su hija ,mi abuela María Pacheco, siguió con la tradición conservera transmitida en la familia. Tuvo toda una vida dedicada a las labores de la mar, como la limpieza y el embotado de conservas, hace que la familia de nuestra querida abuela María, que desempeñaron tanto ella como su marido e hijos. De los cuales destacamos a mi madre, conocida como Avelina “La carracaha”. Un mote poco común que viene de las labores de marisqueo (berberecho).

Avelina Madrazo Diez “la carracacha”

Una mujer que gracias lo sucedido en abril 1960, un récord sin precedentes en la captura de anchoas en en un solo día en nuestra localidad, se dedicó profesionalmente a la elaboración de anchoas y bonito del norte, una tradición como se puede ver transmitida durante generaciones hasta llegar a nosotros, que hemos aprendido mucho de tantos años de elaboración para hacer las mejores anchoas.

Ahora en el polígono industrial de Santoña, remontándonos a nuestros inicios familiares, estamos de vuelta en antiguo lugar llamado “El ostrero”lugar en el que nuestra bisabuela comenzó a elaborar sus ricas anchoas.

Gracias a tantos años de experiencia nos especializamos en conservas que proceden de lonjas locales, así nos cercioramos de que nuestro producto sea capturado de forma sostenible con el mar, la Anchoa del Cantábrico capturada con red y el Bonito del Norte pescado con cebo vivo mediante cañas.